ABC JULIO 2019

Algunas oportunidades que se presentan en la vida no saben aprovecharse adecuadamente, muchas de las veces se debe a que andamos aturdidos por las cosas cotidianas, el trabajo es quizás una de estas cosas, que nos absorbe de tal manera que ni nos damos cuenta como el tiempo corre raudamente, y, sin darnos cuenta pasó una semana, un mes o una estación del año, tal es el caso que me alejó de seguir con este proyecto de alcanzarles a cada uno de ustedes, mis pocos pero valiosos lectores, algunas reflexiones en torno al quehacer nacional, sobre la coyuntura política, pero aquí vamos, ensayando como siempre unas palabras.

Se acerca volando nuestra celebración como República independiente, como país, como nación soberana, y como cantamos muy orgullosos nuestro Himno Nacional, hermosas letra y música que compusieron José de la Torre Ugarte y José Bernardo Alcedo y que tantas veces cantamos con el corazón henchido de la emoción, con mucha alegría cuando estamos en una justa deportiva y casi empapados en el llanto los que se quedan por tierras lejanas.

Unos se dejarán llevar por la publicidad enorme que nos ataca ferozmente en estas fechas, otros, por las innumerables actividades que se presentan, muchos, simplemente andarán aturdidos por la vorágine de los gastos de la Gratificación y las compras, que casi siempre son hechas a las voladas, sin aquilatar su valor verdadero y que seguramente terminarán an el armario o la zapatera, o tirados en algún rincón de la casa, pasado un tiempo se convertirán en algo inútil o inservible.

Unos cuantos se mantendrán serenos y no participarán de lo que ellos asumen como consumismo innecesario y se mantendrán al margen de todos estos avatares pasajeros en sus indolentes corazones.

Pero yo quiero dirigirme a los más ecuánimes, a los reflexivos y que se proyectan pensando en el futuro, sobre todo de los más pequeños, de los indefensos, de los débiles y a todos aquellos que saben que las cosas no están yendo por el mejor camino ni se están tomando las riendas que nos permitan crecer sanamente y apuntar hacia las cosas buenas que se necesitan para no volvernos a caer en el lodo de la corrupción.

Queridos compatriotas, y estas palabras mancilladas por las mentiras fujimoristas, las estafadoras promesas chacanas, la fachada nacionalista o el embuste aprista, o la trampa morada, por decir lo menos, que yo quiero rescatarlas cuando nos dirijamos los unos a los otros en nuestro hermoso y querido Perú, para desearles que celebremos juntos y con mucha alegría estas Fiestas Patrias.

Recordándoles que la ONPE y el JNE siguen plagados de cuellos blancos y ratas, que andan silbando porque nadie los ha señalado como parte de esa maraña de corrupción, que a duras penas se ha empezado a destejer, y que nos podría hacer volver a “votar” por “lo que hay”, por el que “roba pero hace obras”, por los carruseles de la construcción, es decir, por el mismo lumpen de la “política”, un poquito maquillados de novedad y juventud, por las medidas que se podrían tomar en este ajustado y apurado tiempo de reformas políticas, pero que resultarían tardíos para evitar otro vómito de los llamados partidos políticos “tradicionales”, que deberían llamarse más bien “delincuenciales”, aunque hay honrosas excepciones, y sí que las hay, contaditas.

Celebremos sí, caminemos hacia el Bicentenario con la cabeza en alto, ni mareados por la dicha de ser orgullosamente peruanos, ni por tener un país maravilloso, ni embotados por la soberbia de ser una nación con reserva de dignidad, sino atentos y vigilantes, pues estamos dándole la batalla a la corrupción, pero no hemos ganado todavía la certeza de que no volverá a enquistarse otra vez en los mandos públicos, porque sigue agazapada entre los mandos medios del aparato estatal, y en algunos casos escondida y mirando el momento de saltarnos al cuello, para seguir alimentándose de la sangre de todos los peruanos,  del Erario Nacional.

Nos querrán copiar, nos querrán usurpar el derecho a manifestarnos libremente y denunciar sus fechorías, a tener cuidado del contraataque, no nos dejemos amedrentar por los diarios chicha, ni la televisión basura, mucho menos por el Internet, ya que la maraña está pretendiendo perpetuar las oscuras medidas que se estarían tomando entre gallos y medianoche, les pido que tengamos  el valor, la fuerza, la entereza, la visión limpia, para continuar en la brega, que la paz esté con todos y cada uno, queridos compatriotas con mucho amor y cariño les deseo:

¡FELICES FIESTAS PATRIAS 2019!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s